Si hablamos de exitazo en Malasaña en cuanto al moderneo-clásico-gastronómico el primer restaurante que me viene a la cabeza es el Bar Galleta, que en pocos meses ha visto crecer su clientela y donde, hoy por hoy, es difícil encontrar mesa.

Os describo este restaurante con emoción. Llegó el día perfecto para ir y todo era acogedor. La luz del Bar Galleta es la adecuada, no te hace sentir incómodo porque no es muy fuerte pero tampoco te impide ver los platos mientras estás comiendo. Pero hablemos de la decoración un poco… es un lugar de tradición y encuentro, un espacio donde puedes disfrutar de tus años atrás con vitrinas llenas de recuerdos de la fábrica de galletas más famosa en España. Su propietario y decorador es el mismo, Carlos Moreno Fontaneda, familiar de los propios fundadores de María Fontaneda, que ha estudiado al detalle su propio espacio para el comfort de los demás.
El Bar Galleta no es especialmente grande, pero Carlos ha sabido jugar con un amplio ventanal que abre en verano y con enormes espejos a lo largo de todo el restaurante que da un aire afrancesado con las maderas viejas y tratadas. Todo combina a la perfección y por eso se crea un ambiente espectacular: madera, espejos, luz, ladrillo visto en las paredes y cuadros de Fontaneda.
Bar Galleta 2

Puedes combinar increíbles platos y en algunos de ellos incluyen el ingrediente protagonista: la galleta Fontaneda, como en las flautas de pollo rebozados en galleta y sésamo o sus 4 postres que quitan el hipo. Os podéis dejar aconsejar por los camareros, que son encantadores.

Al pedir las bebidas te traen a la mesa un picoteo con pan y tres mermeladas, una de tomate, otra de queso y la otra de paté de aceitunas.

En mi opinión, los platos se deberían compartir aunque no sean muy grandes. Los tres platos que nosotras pedimos no nos decepcionaron y lo recomiendo sin dudar.

El pulpo con patatas revolconas estaba en su punto y perfectamente hecho.

Bar Galleta 3

El tartar con salmón, aguacate y granada era de impresión. Se salía de lo normal con el tacto de la granada.

Bar Galleta 4

Risotto de boletus y parmesano. ¡Un hurra para estos restaurantes que no se cortan en poner parmesano!

Es un indispensable en cualquier lista de guapos-glotones-sibaritas y es una perfecta opción para los gintonics de después.
El Bar Galleta se une a mis Top 2014. Y es que, si lo pensáis, las mejores recetas del mundo tienen una base de María Fontaneda.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.