Tenía ganas de volver a Bla Bla Bla Bistro. La primera vez que pisé este restaurante internacional francés fue hace algo más de dos años y me quedé sorprendida con la decoración. No tenía este blog, así que no me paré a pensar tanto en la calidad de la carta.

Nada más entrar ves un local casual y desenfadado que podría estar en cualquier ciudad francesa. Un toque de música en directo con una trompeta es lo que me faltaba para enamorarme este sábado. Y sucedió.

La cocina de Bla Bla Bla Bistro tiene grandes recetas francesas que saben combinarlas con pequeñas influencias de Nueva York y México. Según anuncia su carta apuestan por productos ‘bio’ y de calidad así que por todo esto aceptamos sin dudar los 15 minutos de espera que nos dijeron deberíamos esperar.

Tocó la ansiada hora de pedir y Bla Bla Bla es el típico sitio donde lees su carta 30 veces y jamás sabes qué pedir porque todo suena a delicia.

Abrimos mesa con un tartar de salmón con huevas de pez volador exquisito. El sabor era increíble y suave, se te deshacía en la boca.

Bla bla bla bistro

Las habitas con jamón y los mejillones al vapor fue nuestro antojo. No os puedo hablar de los mejillones al vapor porque soy de esas personas alocadas a las que no le gusta el marisco (aunque siempre he oído que en Bistro Bla están muy buenos), pero las habitas con jamón y huevo estaban muy ricas.

Bla bla bla bistro
Bla bla bla bistro

Por recomendación nos pedimos la piadina trufada. ¡Y gracias por la recomendación! Mezcla de dos quesos, uno de ellos emmental, y trufa. Sin palabras.

Bla bla bla bistro

Llegó la hora de los segundos. El entrecote, salsa “Café de París” con fritas ha sido un gran descubrimiento. La carne estaba jugosa y perfectamente hecha, y la salsa tenía un toque de curry. Os dejo un link de los 24 ingredientes que lleva esta salsa. Creo firmemente que tenéis que pedir este plato cuando vayáis.

Bla bla bla bistro

El gran sorpresón fueron los 400gr. de chateaubriand con salsa Bearnesa (2 personas). Es la mejor parte del solomillo y la salsa está hecha con yema, mantequilla, estragón, perifollo y vinagre. (Cómo hacerla). Un descubrimiento para chuparse los dedos.

Bla bla bla bistro

El solomillo con salsa de pimienta tenía una pinta de 10 y estaba de 11. También lo puedes elegir con salsa de roquefort.

Bla bla bla bistro

No podía ser todo perfecto. Lo que falló un poco fue el arroz Marselles meloso con calamar y pescado. Quizá la elección de ese tipo de arroz no es el adecuado porque hacía del plato algo insulso y poco meloso.

Bla bla bla bistro

Respecto a los postres pedimos un poco de variedad para ir probando. La tarta de limón, mousse de dulce de leche, mousse de chocolate y nuestro favorito: el inigualable coulant de chocolate. Dicen por ahí que la tarta tatín es una de las mejores de Madrid.

También disponen de menú y brunch y de una variada carta de vinos.

Demos las gracias a los socios de Bla Bla Bla, Santiago Segura y al diestro-guapo Cayetano Rivera; al artífice Nacho Charrabe, que tiene la culpa de todo esto; y al chef de padre francés y madre mexicana, Michel Reynaud.

En definitiva, Bla Bla Bla Bistro  es un restaurantes de carnes con salsas francesas y marisco.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.