De taberna oscura irlandesa a un colorido local de cocina callejera con gran oferta de cervezas. Así ha sido la transición de Buddy and Beer, un pub irlandés situado en el barrio de Prosperidad.

Porque hay una cosa que está quedando clara en la capital, y es que no solo el peso de la oferta gastronómica está en Madrid centro, sino que se está expandiendo a barrios periféricos para que nos tengamos que mover un poquito si queremos probar diferentes cosas.

Estos chicos han sabido darle una vuelta a su concepto de 360º quedando mucho más rompedor y llamativo y, además, apostando por los sabores exóticos y adaptado a nuestros paladares. Se han pintado antiguas maderas antiguas y tristes en maderas blancas y amarillas. Las paredes son muy coloridas y con guiños muy divertidos. Y sí, aquí se come bien y se tiran rubias de barril.

buddy and beer

buddy and beer

Nada más sentarte te ofrecen la carta o el menú y una carta de cervezas artesanales que pueden maridarse con cualquiera de sus platos. Es más, hay tips y consejos para saber qué cerveza queda mejor con los platos que has pedido. Y esto nos parece muy guay.

buddy and beer

PLATO A PLATO.

Cómo no, optamos por el ceviche de corvina en leche de tigre hindú con maíz crujiente y batata. Ah, y para acompañar… ¡Yuca! Lo que más nos gustó es el espesor de la leche de tigre.

Los bocaditos de atún sobre arroz crujiente nos encantaron. Otra forma de comer “sushi”. Lo más sorprendente es que, aunque estuvieran rebozados, el arroz de sushi mantenía muchísimo su sabor. El ceviche y esto, lo más recomendado.

buddy and beer

Fans de los pan baos, seguimos con el pan bao de butifarra. El pan, como siempre, estupendo. Quizá nos faltaba un poco más de relleno, pero el sabor era muy bueno.

buddy and beer

Foto Le Cool

Fuertecito seguimos con las costillas koreanas asadas a 80º durante 12 horas. Me recordaron un poco a las de Kitchen 154, aunque estas eran más suaves.

buddy and beer

El dombury tonkatsu con arroz jazmín, papada empanada y salsa oriental es para los atrevidos. Costó que me convencieran simplemente por la palabra “papada”, pero al final caí. No os preocupéis, es como comer pollo empanado, simplemente es más gelatinosa.

buddy and beer

Por si no fuera suficiente, pedimos un clásico de Buddy and Beer que ya estaba en su carta: la tarta de queso con flambeado de tequila y ralladura de lima. ¡No os paséis con el tequila! Es todo un acierto y la tarta está esponjosa.

buddy and beer

¿Y cómo andan de precio? Pues lo más caro son las costillas que únicamente cuestan 12€ 😉

Dirección: calle Pradillo 30

Puntuación: 4 / 5

Precio medio: 15€/ persona

Web de Buddy and Beer.

 

Sobre El Autor

Digital Strategist, y es por eso que comencé toda esta aventura del buen comer. Soy de paladar bastante fino aunque no demasiado del bebercio. Además, me encanta viajar, comer, el cine y el arte. Y aquí estamos, en un proyecto de los que quieran apuntarse.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.