Los culpables de La Gabinoteca son Santi, Hussi y Nino, nieto de Gabino, un bien conocido por sus míticas tortillas en La Ancha. Estos tres chicos se pusieron como objetivo crear un lugar donde las tapas no fueran lo que eran, querían darle una vuelta a la gastronomía de toda la vida. Y el resultado fue un restaurante de cocina creativa, muy buena, informal y para todas las edades.

La Gabinoteca se sitúa en Chamberí y respira moderneo-postureo. Es un local muy amplio dividido en dos plantas, pero donde es muy difícil coger sitio porque no se puede reservar. Con luces bajas, sillas de colores y muebles reciclados, su decoración desenfadada y en armonía es culpa del estudio Ping Pong Arquitectura (también responsable de Cachivache).

La carta es original y pensada para probar varios platos por su minicocina creativa, así que vas a poder compartir las curiosidades sin quedarte con hambre, incluso hay algunos platos como el brownie que tendrás que hacer un do it yourself. Entre sus especialidades está el potito de huevo, patata y trufa; el foie curado en sal; los dim-sum a la cubana; el perrito caliente con pedigrí; el taco-pato; la tarta de queso que aprendió el chef en el restaurante Arzak o la tarta de chocolate y galleta típica de los cumpleaños. La carta de vino cuidado, ¡se eligue según un test de personalidad.

El plato estrella de La Gabinoteca es el potito de huevo, patata y trufa. Un tarrito de potito mezcla la tortilla con un toque de trufa negra. La mecánica es oler el potito y después mezclar todo para comerlo. El foie curado en sal con kikos entran en mis top de este restaurante. Una bola de foie en sal acompañado de kikos y una mermelada. ¡Mezcla todo y verás!

la gabinoteca

la gabinoteca

Allá donde haya vieiras, yo me las como. La tapa de vieiras a la plancha con pimientos confitadísimos es obligatoria. La carne roja como los hipsters de Brooklyn no fue de mis favoritas, pero se lleva la ovación por estar en su punto y muy tierna.

la gabinoteca
la gabinoteca

La palma se la llevan los postres. ¡Mis dos postres favoritos en un mismo restaurante (más otros extras que he de probar)! La crema de queso que aprendí en el restaurante Arzak… y me enamoró es un must de La Gabinoteca. Viene servida en un plato hondo como si fuera una sopa… y te aseguro que no querrás que se acabe. Y si nos vamos 20 – 30 años antes para rememorar nuestros cumpleaños en casa con la típica tarta de chocolate y galleta de los cumpleaños. No sé a vosotros, pero a mí me merece la pena pagar por el mejor postre del mundo de cuando éramos pequeños.

la gabinoteca
la gabinoteca

Os invito encarecidamente a que vayáis algún día y pidáis y pidáis y no os canséis de pedir. Además, en la página web hay un concurso donde podréis ganar una cena totalmente gratis.

Y que me perdonen los chefs, pero me siento con la obligación de compartir tres recetas para hacerlas en casa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.