Ir en busca de los cinco mejores sitios para disfrutar de unas buenas croquetas es un motivo estupendo para pasear y conocer distintas partes de Madrid y más con este clima, que apetece ponerse bien abrigadito e ir de la mano. Por eso os propongo una pequeña ruta de dónde comer las mejores croquetas de Madrid.

Para empezar: croqueta es una palabra que deriva de la francesa croquette y según la RAE significa:

1. f. Porción de masa hecha con un picadillo de jamón, carne, pescado, huevo, etc., que, ligado con besamel, se reboza en huevo y pan rallado y se fríe en aceite abundante. Suele tener forma redonda u ovalada.

Las mejores croquetas de madrid

Croquetas hay tantas como gente las hace. Pero aquí os dejo las que, a mi entender, son las mejores croquetas de Madrid.

Casa Labra. Pegada a los centros comerciales de la calle Preciados, en esta pequeña calle de Tetuán se concentran todos los días una cola de gente para degustar sus tapas de bacalao rebozado envuelto en un batido de leche de harina y después frito, acompañadas de un buen chato de vino, y de las maravillosas croquetas de bacalao que sirven. Tengo entendido que el solomillo o los huevos de la casa, presentados con patatas fritas, pimientos verdes asados, pisto, crujiente de jamón ibérico y salsa de tomate frito son otras de las especialidades de la casa.

La ArdosaEn pleno centro de Madrid (Colón, 13), en el cruce de caminos entre la calle Fuencarral y Malasaña se esconde esta histórica bodega nacida en 1892 donde poder tapear y beber excelente cerveza checa tirada en dos golpes. Las croquetas aquí son uno más de sus platos fuertes, junto al salmorejo y la tortilla. Tienen cinco variedades: cabrales, cecina, carabineros, jamón o bacalao. Todas increíbles.

Casa Manolo. A la espalda del Congreso de los Diputados, en Jovellanos 7, se esconde una pequeña tasca madrileña frecuentada por periodistas y políticos y donde se han tratado algunos de los temas más importantes de este país (23F). Se desayuna, se picotea, se come y se cena temprano. Y en cualquiera de ellas se puede degustar platos típicos y excelentes de la cocina madrileña. Para desayunar sus churros hechos en la casa que son, para la opinión de muchos, los mejores de Madrid. Y para picotear es imprescindible su croqueta tamaño grande, perfecta masa con jamón y un toque de nuez moscada y frita en su punto.

Melo’s. En Lavapiés (Ave María 44), el barrio más interracial de la capital y cargado de ambiente, llega con gran toque gallego el mítico Melos donde solo hay seis platos. El bar es la esencia del éxito en Madrid y la aclamada “zapatilla” y sus croquetas son las culpables de que este lugar siempre esté lleno.

La zapatilla es un enorme bocata en pan de hogaza relleno de queso de tetilla y lacón. Lo más sexy llega a la hora de comérselo, ya que es bastante difícil de enguillir sin pringarse, aunque eso de pringarse hay quienes lo encuentran un cierto encanto. Y como os comentaba antes, gozan de fama sus croquetas son las que, personalmente, más me han gustado: grandes y cremosas, en su punto perfecto y con un suave sabor. Comida casera, mucho ruido y un sitio perfecto para empezar la noche con buen pie.

Hay que llegar pronto o tendrás que luchar por tu espacio vital… si no, te verás comiendo en la calle, con buen gusto, eso sí. Si tienes la suerte de coger una de las mesas que están al fondo… ¡no la dejes por nada del mundo!

El Llar. Fernández de los Ríos, 11. Una casa donde introduce las especialidades de cocina asturiana de las muchas que hay por el madrileño barrio de Chamberí. Tratan con cariño el rape, la merluza de Cudillero y las carnes asturianas y las croquetas caseras de jamón, pequeñas y jugosas.

Casa Julio. Las bienllamadas “croquetas de Bono” se ubican en la calle Madera (Malasaña). Se llaman así porque cada vez que viene U2 a tocar a Madrid, caen en esta maravilla. Esta noche he ido a cenar con unos amigos y hemos probado todas: jamón, setas con puerro, espinacas y gorgonzola, morcilla con membrillo, picadillo, queso azul y atún con huevo. Es una apuesta segura a la croqueta. Os dejo un artículo donde la dueña de Casa Julio, Maite dice: Bono se llevó mis manos a sus labios y las beso.

Txirimiri. Ya os comenté lo que para mí es este restaurante proveniente de Guipúzcoa (aquí lo podéis ver). Y sus platos estrellas son las croquetas de boletus y las de jamón, la hamburguesita Unai y el risotto. Unas auténticas delicias.

Con esta “Ruta de la Croqueta” es la ruta por excelencia para encontrar las mejores croquetas de Madrid. Sale casi una hora de paseo por el centro de Madrid desde Chamberí hasta Lavapiés pasando por la calle Fuencarral, Gran Vía, Sol y La Latina. A eso tendrás que sumarle el tiempo que te pases en los bares.

¡Que disfrutéis de las mejores croquetas de Madrid!

5 Respuestas

  1. Anónimo

    Este fin de semana iremos a todos y cada uno de los sitios que nos recomiendas. Gracias

    Responder
    • Entrepintxos

      ¡Espero que os guste! Por lo que me han dicho en La Maruca tienen muy buenas croquetas, yo todavía no las he catado…
      Si os acordáis después de hacer la ruta decidme qué tal os ha parecido.
      ¡Buen finde!

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.