Que se estrechen lazos entre Francia y España para mí es todo un gusto, y más si son gastronómicos. Pero que esta unión se haga en pleno corazón del barrio Malasaña es más que un placer para todos. Este es el caso de Le Patrón, una mezcla entre lo mejor de la cocina afrancesada con nuestro concepto más español: el tapeo; y con una decoración por Madrid in Love que es como para coger cada mueble y llevárselo a casa.

En el Bistrot de tapas, como ellos lo llaman, cuidan al máximo cada detalle para que el compartir sea una experiencia. Desde los inicios se propusieron crear un tapeo diferente con platos elaborados franceses y con lo que nos gusta a nosotros, ¡tapear!

Yo soy una de esas locas por el mundo francés y hoy se ha juntado lo bueno y lo mejor: pintxos y raciones en Le Patrón, Jaques Mesrine y Edith Piaf. Pero vamos a lo que nos concierne.

Un dúo de foie gras era lo que nos pedía el cuerpo para empezar acompañado con mermelada de higos, mermelada de tomate y un brioch espectacular.

Le Patrón

Lo siguiente, y estando enamorada de él, un tataki de atún con jengibre, wasabi, goma wakame y edamame. Para mi gusto el atún estaba algo seco pero la mayonesa de wasabi muy conseguida.

Le Patrón

Uno de los platos estrella era la socca, una tortita de harina de garbanzos con cebolla caramelizada y tomate cherry, especialidad del sur de Francia. Muy recomendable para todo el que vaya.

Le Patrón

Y para terminar, el colofón, el plato entre los platos, el recomendado: Ratatouille & cigalas. Un salteado de berenjena, calabacín y tomate con hierbas de la Provenza, con cigalas salteadas, ajo y perejil.

Le Patrón

In food we trust! Así es como define el restaurante Le Patrón su filosofía.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.