Si quieres apuntarte el que va a ser tu nuevo restaurante italiano favorito, apunta. Lisanderella ha abierto hace unos meses en el barrio del Retiro del que ya era chef en el famoso Don Lisander, Gonzalo Vernacci.

Sí, habéis leído bien. El restaurante de cocina tradicional italiana favorito de muchos por la calidad y la veracidad de cada elaboración, ha resurgido bajo el nombre de Lisanderella. Y espero que todo lo que os contemos aquí os maraville para que vayáis.

Para empezar, Lisanderella se define como una ostería moderna, o como lo llamamos nosotros: taberna. Se respira un ambiente familiar y acogedor para disfrutar de un almuerzo o una cena agradable centrado en las pastas, las pizzas y el vino, donde han puesto especial atención en su bodega. Selección de maderas en la decoración, colores cálidos y rojizos, olivos y flores que cuelgan del techo y paredes y una iluminación que simula una noche en cualquier pueblo de la Toscana. Todo está medido al detalle gracias a ADL, el estudio a cargo del proyecto de decoración.

La carta no deja de ser una propuesta de comida tradicional: antipasti, las pizzas con 20 variaciones con su forma ovalada, punto exacto de la masa, fina y muy crujiente hechas en un horno de leña (alma del restaurante que manda en el centro de la sala), pasta rellena, fresca y di Voiello, risottos, carnes y postres – sí, la pannacotta hay que pedirla -.

Los que ya conocían a Gonzalo siguen de suerte porque ha mantenido alguno de sus platos más reconocibles con los que van a ser muy fácil identificar el sello del chef. Estos son la pizza tartufo con huevos de codorniz, crema cambebert y trufa negra; los spaghetti alla carbonara riginale e del maleducato, del que os vamos a hablar a continuación o los ravioles de bogavante y cangrejo con salsa marinera roja.

PLATO A PLATO.

El famoso uovo tartufo. Parmentier con yema de huevo de corral, trufo y lardo de Colonnata.

Nos costó mucho decidirnos por la pizza porque nos parecían increíbles todas, pero nos decidimos por la de huevos de codorniz. Se trata de una pizza de tomate, mozzarella, huevos de codorniz, crema de camembert, aceite de trufa y chips caseras. Pizza fina y crujiente como dijimos anteriormente, que lo hace todavía más crujiente las patatas que lleva por encima.

Lisanderella

Aquí viene el platazo: spaghetti alla carbonara originale e del maleducato. Un espectáculo de pasta. Se presenta en la mesa y el camarero acaba el proceso de elaboración echando el queso y el huevo. El show está servido y va a ser una de las mejores carbonaras que habrás probado.

Lisanderella
Lisanderella

Seguimos con una pasta fresca rellena, los cuadretti de solomillo con crema de parmesano de 24 meses DOP. Algo más consistente y con un sabor sublime el que da el solomillo.

Lisanderella

Para terminar, una pannacotta servida sobre papel de lienzo. Perfecta en textura, suavidad y equilibrio de dulces. Igual que pasaba con los spaghetti, Maca presenta los ingredientes en la mesa y termina la elaboración sobre un molde. Es obligatorio pedírselo.

Lisanderella
Lisanderella

Volveremos sin ninguna duda. Lisanderella es tradición, cariño, platos tradicionales y veladas románticas. Te conquistarán por sus platos, sus vinos y sus acabados en la mesa. Y sí, probaremos más platos pero necesito la pannacotta y esas pastas en vena.

Dirección: Doctor Castelo 26.

Precio medio: 30€

Puntuación: 5 / 5

Web de Lisanderella.

Fotos hechas por Marina Sanchís (@balumbix).

Sobre El Autor

Digital Strategist, y es por eso que comencé toda esta aventura del buen comer en Entrepintxos. Soy de paladar bastante fino aunque no demasiado del bebercio. Además, me encanta viajar, el cine y el arte. Y aquí estamos, en un proyecto de los que quieran apuntarse.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.