Cambiamos las tapas por los tacos y las cañas por chelas y micheladas. Así es Mawey Taco Bar, que ha venido pisando fuerte y aclamándose como una de las mejores taquerías de la capital. Nosotros sacamos un hueco para ir un día entre semana al mediodía y solo os digo que repetiremos.

Apenas llevan unos meses en la zona de Chamberí y ya lo están petando con su nuevo concepto de tacos. Tanto es así que estuvieron obligados a ampliar el local porque se les quedaba un poco pequeño y, quizá, haya una sorpresita dentro de poco tiempo… Desde aquí te vamos a contar por qué tienes que ir y por qué tiene que ser tu lugar de referencia de buenrollo y taquería. Al menos el nuestro a partir de ahora lo es.

mawey taco bar

Fernando y Julián, los dueños de este tinglao fueron los cocineros de restaurantes como el famoso mexicano Punto MX, Zaranda, Piñera o Loft 39, por lo que algo de esto saben… Y lo saben hacer muy bien. Decidieron apostar por su propio proyecto gracias al amor por la cultura y gastronomía mexicana. El nombre de Mawey viene por el amor al tequila y por la planta de la que se extrae, maguey; y, por supuesto, por compartir esta maravilla mexicana con sello de autor con tus amigos, los güeys.

Ambos se van turnando en la cocina dependiendo del día. Y lo que buscan es alejarse completamente del tex-mex y acercarse a la verdadera comida de los mexicanos, pero con toques y sabores personales que difícilmente se pueden encontrar. Y les damos la razón en todo. Además, Madrid se merecía una buena taquería con creatividad y carácter.

El local tiene una zona de mesas altas nada más entrar y una zona de mesas bajas en el interior del local con una carta más extensa, todo ello para disfrutar de los tacos, las costillas, las quesadillas, etc. Además, cuenta con una amplia carta de cervezas puritas mexicanas, chelas y micheladas y una gran propuesta de cócteles.

PLATO A PLATO.

Nos dejamos aconsejar, por supuesto, así que comenzamos por el guacamole casero con totopos para ir abriendo el apetito. Su punto de cilantro es imprescindible para ese toquecito cítrico, y se le junta la lima y la cebolla fresca. Para los no fans del cilantro he de decir que este es diferente. Cantidad perfecta y frescura necesaria para las maravillas que vienen.

mawey taco bar

Los dos tacos tikin-xic de pez mantequilla con salsa de chile de árbol es lo que hizo que nos temblaran las piernas. Me recordó a las taquerías mexicanas que hay en San Diego porque me pareció raro, en su día, un taco de pescado – y recuerdo que fue lo mejor que había probado en mucho tiempo -. Aquí en España rara vez se habían atrevido a incorporar el pescado en estos platos, pero Fernando y Julián lo hicieron. He de decir que fue impactante. SUBLIME. El pez estaba tan suave al tacto que nos miramos y dijimos: ¡JO-DER!. Estaba un poco picante, pero al ser de un solo bocado ni te enteras. Una verdadera explosión de sabor.

mawey taco bar

Otro de los triunfadores del local es el taco gobernador con queso oaxaca y polvo de kikos. También muy suave por el tipo de queso, que iba a la plancha y era parecido a la mozzarela. Chile ancho, gambones salteados, cebolla y tortilla de trigo de maíz azul (todo casero). ESPECTACULAR y un obligado en la fiesta de los tacos.

mawey taco bar

Parecía imposible, pero la cosa iba mejorando. Y aquí viene lo fuertote. Hasta ahora estaba todo muy suavecito en cuanto al picante, pero los tacos de carnitas de pato con mole rojo manchamanteles nos hizo volvernos LOCOS. Nuestra recomendación: mezclarlo. Buenos y sabores potentes.

mawey taco bar

Para terminar, la creme de la creme. Su FAMOSA tarta de lima con maracuyá con polvo de frambuesa. Juzgad por vosotros mismos y, por favor, haced hueco para esta maravilla.

mawey taco bar

En definitiva, desde que salimos de ahí hemos estado flipando y recomendando este local. Cualquiera que nos pregunta el “próximo sitio para ir” decimos Mawey Taco Bar sin dudarlo. Antes de ir me esperaba un gran sitio, pero jamás me había imaginado que iba a flipar tanto. Lo que más me sorprendió es el cuidado y la creatividad con la que han mezclado sabores e ingredientes y han salido platos, sencillamente, perfectos. Es una apuesta segura escondida en Olavide y que os va a enamorar con creces.

Ganas de volver a por más platos y a repetir estos mismos. Y ganas de decirle a todo el mundo que no se lo pueden perder, de verdad. Además, tienen la carta de micheladas y cócteles que le va perfecto a toda la carta.

Si queréis echar un ojo, esta es la web de Mawey Taco Bar. (Lunes cerrado)

Dirección: Olid 6. Madrid

Puntuación: 5 / 5

Precio medio: 25€

 

Sobre El Autor

Digital Strategist, y es por eso que comencé toda esta aventura del buen comer. Soy de paladar bastante fino aunque no demasiado del bebercio. Además, me encanta viajar, comer, el cine y el arte. Y aquí estamos, en un proyecto de los que quieran apuntarse.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.