Hace unos años hice un listado de cuáles habían sido mis grandes y sorprendentes descubrimientos gastronómicos. Hoy os voy a hablar de qué platos han conquistado mi estómago en este 2017.

Copenhaguen Madrid o el llamado por mí veggie sexy. Nos descubrimos hace unos meses y en apenas dos semanas fui dos veces. Mi plato favorito es el ceviche de atún vegetal con algo ramallo y fruta de la pasión acompañado de plátano frito. Bien de cítricos y sin nada de pescado pero con un sabor igualito. Pero no es lo único que tiene, ¿eh? Recomiendo la hamburguesa Ruzafa hecha con soja.

Furtivos. Qué gran día cuando abríamos paso por Ponzano y nos chocamos con este gallego… Las zamburiñas con leche de coco ácida kimchi aceite de albahaca y algas.

 

Lambuzo. La cocina gaditana de Lambuzo es sinónimo de hacer las cosas de lujo. A recomendar: todo. A recomendar por encima de todo: la hamburguesa de rabo de toro, que encima entro dentro de mis tops de las mejores hamburguesas de Madrid.

Aire. Maravilla de sitio en todos sus platos y seguuramente nadie prepare aves como ellos. Os tengo que recomendar el tajine de pularda con cuscús de brócoli y el coquelet, el plato estrella de la casa.

Anema e Core. Jamás, jamás, jamás había probado una burrata como en la de este sitio. Una burrata sobre tartar de tres tomates: confitado, deshidratado y freco.

anema e core

Tampu. La excelencia del peruano y encima lo llaman el reino de los ceviches. El plato que se lleva la palma es el sanguichito de chicharrón, que lo sirven acompañado de puré de camote dulce y salsa criolla.

Y, por supuesto, su ceviche de corvina acompañada de maíz chulpe tostado, choclo cocido y camote. 

Taberna Arzábal. Ya lo dije una primera y segunda vez, y no me canso al decirlo una tercera. La torrija con helado de Arzábal no la has visto en ningún sitio ni la verás jamás hasta que no vayas.

Gioia resto. Para mí, uno de los mejores italianos a los que he ido en la capital. A destacar los tallarines caseros hechos a mano, con trufa, yema de huevo y queso Cacio.


El pudin de cabracho con sus salsas del Cañadío, Santander. Además de maravillarme este restaurante, mismos que Maruca en Madrid, este plato me encantó.

Y la tarta de queso pasiego de la quesería La Jarradilla hecha por Paco Quirós.

Urban Bits. Los dos venezolanos que lo están partiendo en la calle Augusto Figueroa. Donuts tamaño mini que se comen de un bocado. ¿Los mejores? Maple bacon y el chocolate glaze vegano.

Espero que después de estos 13 platos deliciosos vayáis a alguno de los restaurantes y alucinéis como yo. Y espero también que 2017 haya sido un año fantástico, pero 2018… ¡Ay 2018! Vas a ser un placer. ¡Felices Fiestas!

A todo esto, ¿me recomendáis algún sitio para ir antes de que acabe el año?

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.