La apertura del Yakitoro by Chicote en Castellana 130 ha renovado los aires de esta zona de Madrid que es, entre semana, algo rancia para mi gusto, llena de postureo, mucho traje, mucho tacón y mucho maletín, con posibilidades infinitas para comer pero pocos sitios “no casposos”. No todo el mundo puede comer todos los días en esta calle, de hecho algunos somos de los que tiran de mamá y sus tuppers, pero a veces hay qye darse un homenaje. Espero que a estas alturas ya conozcáis el nuevo restaurante de Chicote, Yakitoro, o seáis de esos que se han desesperado por encontrar sitio en el de Chueca, ya que las reservas están imposibles.

En cuanto abrieron el local, llamé por teléfono para reservar porque temía que pasara lo mismo, pero la verdad es que pude encontrar sin problemas para el mismo día, entre semana, eso sí.

El local es muy parecido al Yakitoro by Chicote que está en la calle Reina, espacio muy grande muy bien distribuido con un mobiliario cómodo y robusto, la mezcla perfecta entre elegancia y modernidad. Todo dispuesto alrededor de los fogones donde se realizan las brochetas.

El concepto, por supuesto, también es igual y sus brochetas o yakitoris divertidas y llenas de sabor. Alberto Chicote sabe jugar con la comida: dulce, salado, amargo, picante… España y Japón se unen en la mesa. Y lo sorprendente es que todo está espectacular.

Vamos, que Chicote para algunos será una pesadilla cuando sale hecho un ogro en los restaurantes de los demás, pero a mí me alegra las horas de comer. Y doy fe que el restaurante sí predica con el ejemplo.

Comenzamos con dados de calabza asados con caviar de trucha y con otro plato de acompañamiento, el de arroz especiado asado al carbón en hoja de banano. Mi recomendación es que esperéis a los demás platos para mezclarlos con el arroz.

yakitoro by chicote

El pollo frito crujiente con salsa agridulce cañí es un pollo rebozado y my crujiente con una salsa agridulce a lo chino pero con especias españolas.

La parpatana Miso-Yuzu estaba fuera de carta y nos gustó un montón. Muy buena materia prima.

Y el cordero marinado en yogur y hierbas. Muy bien asado y con un sabor increíble.

yakitoro by chicote
yakitoro by chicote

YakitoroFoto de Cookinaria

Cuando me preguntan qué prefieres el dulce o el salado es como si me preguntaran a quien quieres más a papá o a mamá. Pues mira, a ambos por igual porque no puedo irme de un restaurante sin probar sus postres. Y el lingote de chocolate blanco, mango y helado de miel de Yakitoro me hizo viajar.

El yakitoro de algodón de azúcar y toques cítricos es el más llamativo de la carta, pero cuando te lo traen te conviertes en niño. Yo, concretamente, me fui a la pradera de San Isidro vestida de chulapa, por supuesto. Pero cuando lo probé me fui al patio del colegio porque estalló en mi boca como un peta zeta. ¡Tenéis que probarlo!

yakitoro by chicote

yakitoro by chicote

yakitoro by chicoteSi queréis probar platos innovadores y de alta cocina, a muy buen precio y modernizar un poco el clima del centro de negocios madrileño, ya sabéis, corred a Yakitoro by Chicote porque os quedaréis sin sitio. ¡Lo próximo serán sus yakibokatas!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.